sábado, 21 de enero de 2017

Jornadas PAS en Madrid

Recordatorio para el evento PAS en MADRID en enero

Si eres una persona altamente sensible, una PAS, si quieres saber más sobre tu rasgo, si quieres introducir otros al rasgo, si tienes preguntas, si quieres saber más sobre la investigación científica y el trabajo de la dra Elaine Aron, sobre como ayudar a niños altamente sensibles...

No te pierdes esta oportunidad.

  • Jueves 26/1: Presento el documental "SENSITIVE" en la Cineteca, 18h, entrada libre
  • Viernes 27/1: Doy una CONFERENCIA, "¿Eres altamente sensible?" Cineteca, 18.30h, entrada libre
  • Sábado 28/1:Junto con Ariadna Babarro damos un TALLER: "Conoce y sana tu lado altamente sensible" y "Mindfulness para PAS", Fundación E-Motivity, Luca de Tena 3, 10:30 - 18:30

Para toda la información y para inscribirte para el taller





viernes, 20 de enero de 2017

Reflexión

"La sensibilidad en su forma más elevada, es inteligencia. Si no somos sensibles, a nuestro sufrimiento, al sufrimiento de un grupo de personas, de una raza, a todo sufrimiento, mientras no tengamos un alta sensibilidad, no podremos resolver ningún problema. Y tenemos muchos problemas, no solo físicos, económicos, sociales, sino también en lo más profundo de nuestro propio ser, problemas que aparentemente, no somos capaces de resolver. No estoy hablando de problemas matemáticos, o mecánicos, sino de los problemas humanos: de nuestras penas, nuestra desdicha, de la superficialidad de nuestra mente, de nuestro pensar, de la constante repetición de hábitos, el cotidiano aburrimiento en nuestra vida, la rutina de ir a la oficina cada día durante cuarenta o cuarenta y treinta años. Todos nuestros problemas, tanto los conscientes como los inconscientes, embotan la mente, y así, perdemos toda esa extraordinaria sensibilidad. Cuando perdemos sensibilidad, perdemos inteligencia".
Krishnamurti, J. Krishnamurti, Obras Completas, Tomo XV

jueves, 19 de enero de 2017

¡NO a la guarderías digitales!

Excepcionalmente quiero compartir un artículo en mi blog que no es mío. Se trata de un texto de un colectivo de médicos y de profesionales expertos en la educación infantil, cuya firmas se pueden apreciar abajo. 
¡NO a la guarderías digitales! es un artículo de gran importancia (con la opción de firmar). Pero aunque no firmes, te aconsejo leerlo. Trata sobre los peligros y riesgos muy serios de cara a la humanidad en su totalidad si "tranquilicemos" y/o "eduquemos" los niños mediante todo tipo de pantalla. Leelo, por favor, y haz algo si cabe. 
No quiero ser alarmista, no. Quiero que tomad nota. (Es un tema que también sale en mi libro, por cierto, ya que es algo que me preocupa, ¡y mucho!). El enlace del artículo (por si quieres dejar tu firma) es: https://eliant.eu/es/menue-main-es/actualidad/llamamiento-no-a-las-guarderias-digitales/

¡NO a la guarderías digitales!
Los signatarios de este llamamiento están preocupados por el desarrollo sano de las futuras generaciones y demandan inversiones en educación constructivas para las guarderías, los jardines de infancia y los centros de educación preescolar. Por ello desean crear una amplia red para sacar adelante esta iniciativa de forma rápida y convincente. ¿De qué se trata?
Imagen 1: © xxxxxxx - fotolia.com
En los USA un tercio de los niños de un año pasan tiempo delante del ordenador antes de aprender a andar o a hablar. En Alemania el 70% de los niños de entre 2 y 5 años pasan media hora al día con un smartphone. La app más utilizada por los niños de 6 años en Alemania es Facebook. Todos los niños en edad preescolar ven la televisión, a menudo más de una hora al día.
Parece haberse impuesto la opinión de que no se puede evitar el uso precoz de los instrumentos digitales por parte de los niños; una idea que además se está afirmando por mano de algunos afamados políticos con grandes inversiones en este terreno. Da miedo comprobar en qué medida se olvidan los riesgos y los efectos de las tecnologías de información digitales en estas inversiones. Los riesgos y los efectos son mayores cuanto más pequeño es el niño. Esto se debe al hecho de que cuanto más pequeño es el niño, más plástico es el cerebro y por consiguiente, más sensible a las estimulaciones erróneas y a las influencias nocivas.
© Patryk Kosmider - fotolia.com
Imagen 2: No es una herramienta educativa, sino una peligrosa contribución al sedentarismo, a la falta de estimulación sensorial y al aislamiento del mundo real. Lo mismo se puede decir del orinal infantil con consola para IPad. El niño se sienta en el orinal delante de un IPad para aprovechar también este valioso tiempo para aprender, pero el aparato aquí no cumple su cometido, ya que distrae al niño de esta edad de la experiencia corporal de sí mismo que tanto necesita.
Por ello en las guarderías y en los centros de educación infantil es donde más merece la pena invertir, no en educación digital, sino en educación constructiva y saludable, en la escuela primaria también conviene bastante y en los siguientes niveles educativos no hace tanta falta, como lo muestra el siguiente gráfico. Por ejemplo, los juegos de dedos fomentan las habilidades matemáticas y el desarrollo del área frontal del cerebro; en cambio, el uso de la tablet no. El desarrollo intelectual procede de áreas del cerebro que reciben sus señales de las áreas sensoriales y motoras activadas.
© Manfred Spitzer
Imagen 4: Rentabilidad de inversiones en educación en relación con la trayectoria educativa de una persona, subdividida en los periodos de guardería/escuela infantil, colegio/instituto y formación profesional, representada como disminución del rendimiento de las inversiones en educación a lo largo de la trayectoria educativa de una persona (según Heckman 2006). La curva muestra lo mucho que la velocidad de aprendizaje disminuye con la edad – quien juegue a un juego de memoria con un niño de cuatro años, podrá comprobarlo perfectamente. Puesto que esto es así, los responsables de las políticas de educación quieren aprovechar estos primeros años para fomentar al máximo el aprendizaje, ¿y por qué no? también el uso de los medios digitales. Sin embargo, precisamente esta forma de pensar no conduce a ninguna inversión constructiva, como se explica en los siguientes párrafos.

¿Qué son las inversiones en educación constructivas?

Uno de los hallazgos más importantes de las neurociencias de las últimas décadas es que la mejor forma de que los niños aprendan a manipular con destreza, a andar, a hablar y a pensar es a través de su propia actividad: intentándolo una y otra vez y equivocándose, mediante el juego libre, mediante la imitación y mediante el contacto directo con otros.
Una televisión encendida como telón de fondo impide el desarrollo del lenguaje, al igual que los libros electrónicos que se leen a sí mismos o los medios digitales. Hablar con el niño o leerle algo acompañando la lectura con diálogos es lo más importante para el desarrollo de su lenguaje y de su intelecto. Aquí rige el principio de que cuanto más, mejor. La diferencia de un niño de clase alta respecto a un niño de clase baja al iniciar la escolarización puede ser de hasta 30 millones de palabras, que el niño de clase alta domina mejor que el niño de clase baja (Hart & Risley 1995). Por el mismo motivo, sus centros lingüísticos están mejor formados y le resulta más fácil iniciar la trayectoria educativa.
Imagen 5: © Tatjana Posavec
En general se constata la siguiente regla: el cerebro no hace descargas de datos (downloads). Se va modelando gracias al uso activo cuando el niño observa, descubre, busca, oye, toca, huele, saborea, siente empatía, comparte sentimientos, piensa, habla, actúa: todo lo que hace una persona y sobre todo, todo lo que hace de forma autónoma, conlleva una actividad constructiva del cerebro. Este empleo activo del cerebro es el incentivo para su desarrollo diario.
Al contrario que en un ordenador con dispositivo de memoria y procesamiento de datos, en el cerebro no hay una separación entre memoria y procesamiento: cuando el cerebro procesa información, cambian las conexiones entre las células nerviosas y éstas son los dispositivos de memoria. Cuanto más haya procesado un cerebro, más habrá memorizado y mejor podrá seguir procesando. Cuantas más lenguas hable una persona, más fácil le resultará aprender una nueva. Los centros lingüísticos del cerebro “no se saturan”, sino todo lo contrario, podrán almacenar más cuanto más hayan almacenado. Esta característica de memoria paradójica se cumple siempre. Cuantos más instrumentos musicales sepa tocar una persona, cuantas más herramientas sepa manejar, cuantos más libros haya leído sobre un determinado tema, más fácil le resultará aprender a tocar otro instrumento, a utilizar otra herramienta o a leer otro libro más sobre ese tema.
Imagen 6: © Kristin Gründler - fotolia.com
Imagen 7: © Tatjana Posavec

La actividad autónoma favorece un desarrollo sano del cerebro y del cuerpo. La capacidad de concentración que a menudo se echa en falta la escuela, se crea especialmente durante el primer año. Los niños aquí representados nos muestran cómo ha de ser.
Por eso es tan importante apostar por una educación muy amplia en la infancia y en la juventud y fomentar especialmente el desarrollo sensorial y motor, ya que nada es menos adecuado para el entrenamiento de los centros sensoriales y motores del cerebro que deslizar la mano siempre con el mismo movimiento por una pantalla de vidrio sin ningún tipo de diferencia sensorial.
© Urachhaus Verlag
Imagen 8: Deslizar la mano sobre una superficie lisa y anónima no aporta aprendizaje ni motor ni sensorial. Y puesto que los rendimientos intelectuales mayores se llevan a cabo en áreas del cerebro que reciben sus señales de áreas sensoriales y motoras, el hecho de tocar la tablet impide que se den las condiciones necesarias para un pensamiento complejo.
© Urachhaus Verlag
Imagen 9: Si a un niño de cuatro años se le pide que sujete una aguja, un lápiz, una llave, un huevo o un cubo o que se sujete a un palo, realiza de forma espontánea y sin ningún tipo de esfuerzo aparente estos movimientos complejos de la mano, que además, se adaptan automáticamente al peso, al tamaño y a las características de la superficie de los objetos en cuestión. Todos los sentidos participan en esta operación.
La capacidad de socializar tampoco se forma con la tablet, sino a través del contacto directo con otras personas, cada una de las cuales es única y no es programable.
© Urachhaus Verlag
Imagen 10: Esta imagen no sólo muestra la actividad autónoma del niño, sino el hecho de que aquí un adulto percibe con interés al niño y el niño “se siente a gusto” por el hecho de ser percibido por un adulto y se siente motivado para seguir esforzándose y avanzando él mismo.

¿Cuáles son las consecuencias negativas de un uso diario precoz de los medios digitales?

Se puede comprobar que los niños que pasan mucho tiempo delante de la pantalla y manejan a menudo medios digitales, presentan los siguientes trastornos y alteraciones:
  • Trastornos del desarrollo del lenguaje y de la atención (Zimmerman et al. 2007),
  • Un nivel educativo claramente inferior (Hancox et al. 2005),
  • Tendencia al sobrepeso (Hancox et al. 2004),
  • Disposición – debido a los comportamientos antisociales – a las conductas criminales (Robertson et al. 2013).
  • El uso de las consolas de videojuegos propicia que los niños de educación primaria saquen peores notas en lectura y escritura y que a menudo presenten problemas comportamentales en el colegio (Weis & Cerankosky 2010).
  • Cuanto más tiempo pasen los jóvenes delante de una pantalla, menor será su empatía hacia padres y amigos (Richards et al. 2010).
  • El uso de los smartphones provoca en los jóvenes una disminución del rendimiento escolar, menos satisfacción con la propia vida y mayor tendencia a la depresión (Lepp et al. 2014), más trastornos de la atención (Zheng et al. 2014), falta de visión, trastornos del sueño y adictivos. Más del 60% de los usuarios de smartphones tienen miedo a perderse algo, a no estar conectados al teléfono o a las redes sociales. Estos miedos a su vez propician un uso abusivo de este aparato, que se convierte en una adicción.
Los efectos mencionados están comprobados científicamente. Padres, educadores y profesores los observan a diario con preocupación. Frente a éstos, no existen hallazgos científicos de peso que demuestren los tan alardeados beneficios de las tecnologías de información digital sobre el desarrollo intelectual, anímico y corporal de los niños. Resumiendo, ¡los daños están documentados, pero los beneficios no!
Imagen 11: © fotolia, Mina Stefanovic
No se trata aquí de declarar la guerra a las tecnologías – sino más bien de proteger el entorno de desarrollo de los niños, del bienestar infantil, del derecho de la persona a disfrutar de una infancia, para que los jóvenes y los adultos puedan ser usuarios competentes de las tecnologías – allí donde éstas ocupen el lugar que deben.

¡Corea del Sur va marcando el paso con buen ejemplo!

Los pediatras de los EE.UU. llevan años alertando de los riesgos y de los efectos y exigiendo para los niños pequeños la ausencia total de medios digitales y para los niños en edad escolar una disminución importante del tiempo de exposición. Los políticos responsables de la educación de Corea de Sur han seguido estos consejos. Corea del Sur es el único país en el que el gobierno ha empezado en 2015 a proteger a punta de ley a las jóvenes generaciones de las peores consecuencias de las nuevas tecnologías.
Imagen 12: © xxxxxxx - fotolia.com
Todo menor de 19 años que compre un smartphone debe tener instalado
(1) un programa que impida el acceso a contenidos de violencia y pornografía,
(2) que registre el tiempo de uso diario del smartphone y avise a los padres siempre que se rebase el tiempo preestablecido y que interrumpa la conexión a los servidores de juegos pasadas las 12 de la noche
(3). El país con el mayor desarrollo digital ha comprendido lo importante que es proteger a las futuras generaciones de los riesgos y los efectos de estas tecnologías. Y es que Corea del Sur es el país con la infraestructura digital más avanzada y produce la mayoría de los smartphones del mundo. Por eso en este país el 90 % de los jóvenes de entre 10 y 19 años ya han perdido vista y más del 30 % de los niños y los jóvenes tienen adicción al móvil.

¿Queremos seguir esperando a que esto suceda en Europa?

¡Todos estamos llamados a actuar!

¡No debemos depositar la salud y la educación de las próximas generaciones, con ello nuestro futuro, ni tampoco los pilares de nuestra sociedad libre y democrática en manos de los intereses económicos de las empresas más ricas del mundo: Apple, Google, Microsoft, Facebook, Amazon! ¡Por ello nuestros centros educativos y sobre todo las guarderías y los centros de educación infantil tienen que estar libres de las influencias comprobadamente negativas que sus productos ejercen sobre nuestros hijos! No se trata más que de defender los derechos básicos de nuestra sociedad frete a un imponente lobby económico. Quien no desee mojarse las manos en este sentido, actúa de forma irresponsable frente a las futuras generaciones, a las que ya dejamos suficientes problemas: deudas, conflictos, planetas llenos de basura.
Imagen 13: © Tatjana Posavec

Expresamos nuestro agradecimiento

a todos los miembros comprometidos de la sociedad civil, a todos los expertos, a todas las instituciones que deseen apoyar este llamamiento. Cuantos más seamos, con más fuerza podremos transmitir nuestra postura a los responsables de las políticas educativas. Comenzaremos con estas acciones en el primer trimestre de 2017.

Les enviamos un cordial saludo con la esperanza de que este llamamiento sirva para proteger la infancia y la dignidad de los niños

Prof. Dr. med. Dr. phil. Manfred Spitzer, Dr. med. Dr. hc. Michaela Glöckler, Dr. med. Silke Schwarz, Elisabeth von Kügelgen, Dagmar Scharfenberg, Beate Wohlgemuth, Oliver Langscheid, Michael Wetenkamp, Frank Linde, Johannes Stüttgen, Helga Kühl, Angelika Fried 


y los 600 participantes en el simposio "Derecho a la infancia" de la Asociación de los jardines de infancia Waldorf (Vereinigung der Waldorfkindergärten en Alemania) celebrado el 19 de noviembre de 2016 en Hannover.
Imagen 14: © Tatjana Posavec

Dado que el formulario de petición sólo se pùede entregar en lengua alemana, los signatarios se pueden orientar en esta imagen del formulario traducido. Para apoyar la petición en Alemania, por favor llene la forma alemana, pero elegir su propio país. Esperamos obtener firmas de muchos países diferentes y muchas gracias por su apoyo! Para ir al artículo con el formulario para firmar: 
https://eliant.eu/es/menue-main-es/actualidad/llamamiento-no-a-las-guarderias-digitales/

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Alta Sensibilidad, valores y buenas intenciones

¿Tienes hecha tu lista de buenas intenciones? ¿Tienes claro que este año será un año mucho mejor -y con diferencia- que el año pasado, que finalmente vas a salir de tu zona de confort para efectuar muchos cambios positivos? ¿Vas a dejar de fumar? ¿Perder peso? ¿Empezar con clases de yoga/ inglés? ¿Pasar más tiempo con tus hijos/ padres/ hermanos/ pareja? ¿Resolver ese conflicto de hace años con la persona que fue tu mejor amiga? ¿Adoptar un perro/gato? ¿Escribir tu libro?
Sé de muchísima gente que hace una lista de este tipo y también sé que gran parte de esas personas no llega a cumplir ni uno de sus objetivos; cada año hacen una lista de este tipo, cada año su objetivo es cumplir con los puntos estipulados, y cada año pasa lo que pasa.

Te confieso que nunca he hecho listas con  buenas intenciones. No sé decirte exactamente por qué, pero si miro en mi interior me doy cuenta que tiene que ver con el hecho de que una lista es algo concreto, un especie de contrato hecho con uno mismo y no cumplir un contrato es para mí  algo que va en contra de mis principios. Con otras palabras, si sabes que no vas a poder hacer lo que -por escrito- te propones, mejor prescindir del contrato. Escribiendo esto, me doy cuenta que mis valores pesan más que mis objetivos. Y esto, la relación entre objetivos y valores, será el tema del primer artículo de 2017. 

Valores
Una manera de definir valores puede ser: "Valores son las directrices de nuestra vida, son las guías que determinan nuestro comportamiento. Sin valores, las pequeñas acciones de todos los días, nuestro comportamiento, sería algo sin sentido. Por tanto, los valores pueden ser vistos como continuos patrones de comportamiento, algo que siempre está allí radiando su influencia. No es algo que se vive solamente una vez, un valor no es algo que puede figurar en tu lista de tareas y que, una vez acabada la tarea, puedes borrar. No. Los valores determinan tus acciones y tu actitud. 
Si en tu lista para el 2015 figura "pasar más tiempo con mis hijos", es más que probable que esa intención sea uno de los aspectos que son resultado del valor "ser buen padre". Pasar más tiempo con los hijos es pues el resultado de lo que significa para ti "ser buen padre". En este sentido tendrás más resultados como, por ejemplo, darle comida sana y pocas chuches, vigilar los ritmos para que tu hijo duerma lo suficiente, abrigarle contra el frío, de bebé cambiarle los pañales, etcétera. Tu comportamiento en cuanto a tu hijo se refiere, es pues el resultado de tu valor de ser buen padre. 
De la misma manera, mirando algunos otros objetivos, tanto "perder peso" como "dejar de fumar" pueden ser resultados (acciones o  consecuencias) del valor que pueda ser: "mi cuerpo es mi templo y cuido de mi templo". Resolver un conflicto puede ser la consecuencia de un valor como sería: "Vivir mi vida desde la paz interior". O sea, el valor es "vivir en paz", y la tarea puntual que es un resultado de ese valor, sería resolver el conflicto. 
Es importante tener claro cuáles son tus valores. Podrías pensar en cada faceta de tu vida y preguntarte cómo quieres ser. ¿Cómo quieres ser como hijo/ pareja/ hermano/ padre/ amigo/ vecino/ colega etcétera? Si apuntas tu comportamiento ideal, tendrás tus valores. O sea, valores tienen que ver con la persona que quieres ser haciendo lo que para ti, en tu vida, tiene importancia. 
El premio adicional que te llevas cuando consigues vivir en armonía con tus valores, es que tu vida cada vez cobrará más sentido con lo cual se irán reduciendo los niveles de estrés, algo que a cada PAS nos conviene más que nada. Manteniéndote en tu camino vital (marcado por tus valores) te quitará mucha preocupación y nervios, ya que eliges aquello que te conviene y que te hace sentir bien.

Objetivos
Es un hecho que muchas personas no tienen clara la diferencia entre valores y objetivos. Tienen que ver, pero no son lo mismo. Y si tú eres una de esas personas que hacen listas con buenas intenciones para el nuevo año, y si quieres que tus intenciones se cumplan, más vale que entiendas bien la diferencia y que sepas conectar cada intención con el valor que forma la base de tu objetivo. Si entiendes que quieres dejar de fumar porque para ti es importante el hecho que tu cuerpo es tu templo y que te comprometes a cuidar ese templo, la probabilidad de que consigas lo que te plantees es mucho mayor. O sea, es algo más y profundo que una motivación, aunque tiene que ver con esto. Si te quedas en una frase vacía como "quiero dejar de fumar porque fumar no es sano", te garantizo que no lo vas a conseguir. 
Objetivos, pues, son estaciones en lo que es tu camino vital. Cumples objetivos porque tu actitud de base (la persona que quieres ser) te lo pide. Los objetivos te ayudan avanzar en este camino. Te lo propones, lo haces, avanzas y buscas otro objetivo en la misma línea. La línea, el camino, es el valor; los puntos que vas alcanzando y tachando de la lista (¡misión cumplida!) son los objetivos. 
Te daré otro ejemplo: Tu objetivo es empezar con clases de inglés. Aprender inglés es una estación a alcanzar en el camino vital de tu necesidad de seguir aprendiendo y creciendo, de ganar conocimiento (valor). Otras estaciones pueden ser aprender alemán, yoga, tocar la guitarra, recibir algún tipo de formación, etcétera. 
Uno más: Un valor puede ser que te gusta viajar. Este gusto, esa necesidad, es algo que siempre está presente en tu manera de vivir la vida, mientras que viajar a París, a Nueva York o a Tailandia serían los objetivos: una vez que has estado allí, puedes borrar ese lugar de tu lista... mientras que el amor por viajar sigue allí.


Conocer tus valores para cumplir tus objetivos
Antes de escribir los objetivos, tus buenas intenciones para el nuevo año, haz una lista con tus valores. Ten claro que los valores son determinantes para tu actitud frente a tu comportamiento diario y te hacen ver cómo quieres enfrentar el día, en que te tienes que basar a la hora de tomar decisiones y determinan la persona que eres y quieres ser. Te ayudan entender porque actúas de la manera A o de la manera B. 
Si utilizas tu lista de valores para buscar el sentido de los objetivos que te quieres poner y si reflexionas sobre la conexión entre los dos, tu objetivo cobrará mucho más "fondo" y más "peso" porque cumplirlos te ayudará ser la persona que quieres ser. Y si uno de los objetivos que te hayas propuesto no se casa con ningún valor tuyo, pues, casi mejor que lo borras de la lista porque te garantizo que es tiempo y energía perdido.


Resumiendo: 
  • Divide tu vida en facetas (hijo, padre, pareja, hermano, colega, etcétera) 
  • Pregúntate ¿Cómo quiero ser según cada faceta? (fiel, honesto, siempre disponible, abierto, puntual, etcétera) y apúntalo 
  • Haz una lista con "buenas intenciones" ¿Qué te hace ilusión?
  • Busca los valores que forman la base, que son la guía, de las intenciones que has apuntado. 
  • Bajo cada intención u objetivo, apunta el valor encontrado y escribe algo sobre la relación entre ambos.
¡Te deseo un buen año con objetivos cumplidos y estaciones alcanzadas, llegando PAS-ito a PAS-ito a la persona que quieres ser!

sábado, 10 de diciembre de 2016

La alta sensibilidad, un caso de indignación y victimismo

No me extrañaría si, siendo una persona altamente sensible -una PAS-,  te ha pasado en algún momento, el haber sentido una profunda indignación por tener un determinado tema muy claro y que, sin embargo, no hayas conseguido que tu interlocutor te entienda. Me gustaría darte un ejemplo de esto con algo que me pasó hace unos días...


La PASajera víctima
La vi venir desde mi fila 16, la última en embarcar. Hablaba sola y echaba humo. En cuanto se acercaba, yo iba escuchándola mejor…
“No puede ser. Siempre me pasa esto. Siempre. Es mi derecho, lo he pagado. Ya me volverán a robar. ¡Siempre lo mismo!”
Se sentó a mi lado, la única plaza que quedaba libre. Asiento pasillo. Nada más sentarse, volvió a repetir su historia: “Hay que ver. Y mis derechos, ¿qué? Siempre me roban; ya me han robado la maleta tres veces y volverá a pasar. Y he pagado para llevar mi maleta a bordo.”
¿Me meto? -me digo-, ¿o no me meto? Pero la vi tan mal que, anda, a ver si le echo un cable…
Me giro hacia ella y le sonrío. “¿Qué ha pasado?
“Lo de siempre. No saben calcular. Avión lleno y no caben más maletas en los compartimientos de la cabina. Tuve que entregar la mía y me la robarán… como no llevan control, siempre me la roban. Yo he pagado para tener la maleta en cabina y es mi derecho subirla a la cabina, pero como ellos no saben calcular, me la quitan para ponerla en bodega y allí la roban, como siempre. Y nadie me hace caso mientras que ese es mi derecho.”
Se calla un momento, pero sigue echando humo. Está más que indignada. Me doy cuenta de que también tiene miedo. Miedo a volar. Reviso mis observaciones y de nuevo me doy cuenta de que ha sido la última en subir al avión.
“¿Ha venido con otro vuelo y ha hecho trasbordo? He visto que era la última pasajera en venir a bordo. ¿Iba retrasado el otro vuelo?”
“No, no, que va. Siempre subo la última, siempre. No soporto las aglomeraciones, odio estar como una sardina en una lata. Pero siempre me pasa con esta compañía, y no es que sea la más barata. Siempre lo mismo y con los retrasos. Y ahora tendré que esperar mi maleta, y es que tengo prisa y he pagado para poder tenerla en cabina. Voy a emigrar. Este país…”

Me quedo con lo de No soporto la aglomeraciones, odio estar como  sardina en lata. Pueden ser claves PAS… A esto añado su miedo palpable, su cara de asustada. Su victimismo y sus generalizaciones. No me extrañaría que su rabia e indignación le sirvan para tapar ese miedo a volar. Pobre mujer. Está tan alterada, sin embargo, que veo que la media hora que tenemos por delante no será suficiente para poder calmarla y, posiblemente, ni siquiera quiere calmarse para no tener que afrontar el miedo que siente. Por tanto, intento empatizar y y le digo: “Vaya, la entiendo. Hacemos la maleta pequeña y ligera para poder tenerla cerca, para no perderla de la vista, y ahora le ha pasado esto. Entiendo que está preocupada, además teniendo la experiencia de que otras veces ya ha perdido la maleta. Cierto, podrían calcular mejor el espacio para maletas en cabina…”
Me mira por primera vez con sus grandes y preciosos ojos azules, y veo que duda sobre cómo tiene que tomar mi comentario, ¿es sincero o no? Suspira, y vuelve a repetir su historia, pero esta vez con menos vehemencia. Quiero creer que se ha calmado un poco.
Aterrizamos y la primera que se levanta y corre hacia delante es ella, empujando a una señora que ya estaba en el pasillo. Espero que haya podido recuperar su maleta y que el resto del día le vaya bien.

Victimismo versus tomar responsabilidad
Te pasa algo de este tipo -el hecho de tener que entregar la maleta-, y a mí me ha pasado, y ¿qué haces? ¿Te quedas con tus derechos y te pones rabiosa? Objetivamente podrías saber (y más si eres viajero frecuente) que estas cosas pasan y que por eso tienes dos posibilidades, o te pones a tiempo en fila para entrar (hasta puedes pagar un poco más y comprarte preferente) o, como ha hecho esta mujer, esperas hasta todo el mundo haya subido y te la juegas. Y, por cierto, no se paga por tener la maleta en cabina, al contrario, se paga justamente por facturar. En el caso de esta mujer –su miedo aparte- su papel de víctima no estaba justificado y me imagino que incluso lo sabía, aunque no le interesaba hacerse responsable por la parte que le tocaba en esta pequeña historia.
Como PAS a veces pasa que nos sentimos cómodos en el papel de víctimas. A veces el mundo nos viene tan grande y nos sentimos tan incomprendidos e incluso rechazados que nos hacemos “pequeños” esperando que alguien nos eche un cable. Y no pasa nada, de verdad. Casi siempre estos cables llegan y con el tiempo generalmente conseguimos ver que de una manera u otro hemos contribuido a que una determinada situación se produzca; lo vemos y nos responsabilizamos. Pero también puede pasar, como hemos visto el la historia de arriba, que nos quedemos atrapados en ese papel y por muchos cables que el entorno nos quiera echar, no hay manera. Si esto pasa (y no quiero entrar en los posibles motivos subyacentes como el miedo) corres el riesgo de entrar en un círculo vicioso en el cual tu actitud  va aumentando, y cada vez te será más difícil ver tu responsabilidad en el asunto. Muy raras veces una situación es totalmente blanca y negra, y a veces hay que mirar y buscar un poco más allá de aquello que observamos a primera vista.

Si te sientes víctima, ¿qué puedes hacer?
Partiendo del ejemplo de la PASajera podemos ver los pasos que ella podía haber dado para sentirse menos indignada y tomar el control de la situación.
Si la situación me lo hubiera permitido, le podía haber hecho unas cuantas preguntas para aclarar la situación, para neutralizar ese "veneno subjetivo" que le hacía sentir tan mal, indefensa y eso, víctima.
  • ¿Qué ha pasado? y ¿Cómo te sientes? Has visto que estas son las preguntas que he hecho a la PASajera, y ella, con toda esa indignación, me ha contado lo que, según ella, había pasado.
  • ¿Cuáles, según puedes ver, son los hechos concretos? ¿Qué cosas sabes a ciencia cierta? No ha habido oportunidad para hacerle estas preguntas, pero si lo hubiera habido, la respuesta hubiera sido: "He sido, queriendo, la última en subir a bordo y me han hecho entregar la maleta porque el vuelo estaba lleno y solo hay espacio para 80 maletas en los compartimientos superiores. Mi maleta, en lugar de viajar conmigo en cabina, ahora viajará en bodega y tendré que recogerla en la cinta de equipajes en el aeropuerto del destino".
  • ¿Podías haber hecho algo para evitar esta situación que no te gusta? "Sí. Podía haber comprado el derecho a subir con preferencia. También podía haberme puesto a tiempo en la fila para subir al avión. Teniendo la experiencia que tengo en los vuelos de esta compañía, ambas opciones hubiesen evitado la situación que me produjo este malestar".
  • ¿Eres capaz de ver que parte de esta historia es tu responsabilidad y no de la compañía? Claro, siempre teniendo en cuenta que sabía lo que iba a pasar, ya que -como dije- me ha pasado más veces que tengo que entregar la maleta.
  • ¿Puedes aceptarlo? No me queda remedio. Es cierto que no me gusta volar, es cierto que no me gusta estar en un pequeño espacio con gente que no conozco de nada, pero esto forma parte de viajar en avión. Si quiero viajar de esta manera y si no quiero pagar más, tengo que aceptar esto.

El papel de víctima es un rol que vamos encontrando con cierta frecuencia dentro del gran grupo de personas altamente sensibles, y no es de extrañar. Muchos, y generalmente antes de descubrir el rasgo y darse cuenta que existen muchas personas como tú, se sienten un "bicho raro", vulnerables e indefensos dentro de un mundo lleno de alfileres que no parece entenderte. Muchos luchan e intentan encajar sin conseguirlo del todo, y tarde o temprano tiran la toalla. Si esto sucede más que probable que te sientas víctima.
A lo mejor cuesta cambiar el chip, pero no es imposible hacerlo. Tomar consciencia de tu rasgo y de la realidad tal como la llegarás a ver a través de las gafas del conocimiento del rasgo, te puede ayudar a cambiar la perspectiva y volver a tomar las riendas de tu vida. Hacerte preguntas del tipo que hemos visto en el ejemplo te pueden ayudar a objetivar y a tomar responsabilidad. Recuerda: ¡siempre puedes elegir!

Si quieres saber más sobre el papel de la víctima, te pueden interesar los siguientes artículos: